2018 Conciencia Verde

“Lo que decidimos o no comprar, puede hacer la diferencia”. El poder del consumo empoderado

La responsabilidad de los consumidores es fundamental para construir un mundo ambientalmente sustentable. Expertos aseguran que avanzar en un cultura del consumo informado y responsable permite convencer a las empresas en asumir una auténtica responsabilidad social.

El 1 de agosto se celebró el Día del Sobregiro Ecológico de La Tierra, noticia que evidencia el desalentador panorama que enfrenta la humanidad en términos ambientales, principalmente explotando recursos del planeta por sobre sus capacidades de auto-regeneración y produciendo más basura de la que es capaz de almacenar. En este contexto aparecieron numerosas estadísticas sobre los consumos de cada país, proyecciones sobre el futuro del problema, sus consecuencias y agravantes, como la suma de efectos con los del calentamiento global.

Diversos estudios apuntan directamente al origen del problema en la cultura del consumo descontrolado. Casi todo lo que se compra es desechable y existe la falsa necesidad – impuesta directa o indirectamente – de renovar las cosas constantemente, incluso cuando aún funciona o están en buen estado. Junto a esto, las empresas productoras de bienes de corta vida no cesan de producirlos, simplemente porque las personas siguen comprándolos.

Poder ciudadano

Expertos coinciden en que el consumidor final tiene un gran poder de cambio, porque son sus decisiones las que llevan a empresas y productores a seguir en este modelo económico lineal, es decir, explotar el ambiente para producir, vender el producto y usarlo por un tiempo breve o sólo una vez, para luego eliminarlo y finalmente acumular cada vez más desechos.

Para Gabriela Quintana, ingeniera de proyectos de CYCLO Sustainablity, empresa dedicada a la gestión de sustentabilidad corporativa, lo que decidimos o no comprar, puede hacer la diferencia, ya que si los consumidores comienzan a tener conciencia sobre qué, cómo y cuánto compran, se pueden entregar mensajes potentes a los productores.

“Lo que nos falta es informarnos y tomar consciencia del poder que tenemos los consumidores sobre el mercado. Si nos empoderamos con la solución y cambiamos nuestro consumo a uno informado y consciente, lograremos generar un cambio mayor y transversal en término ambientales, sociales e incluso económicos”, asegura Quintana.

En CYCLO están convencidos que informar a las personas sobre los impactos que tienen sus hábitos de vida y decisiones de consumo, facilita el interés con el problema ambiental. Ahora, intervenir en el consumo con esta lógica de “informar para concientizar y actuar” no es tarea fácil, pues se necesita contar con información detallada del producto y la trazabilidad desde su fabricación hasta que llega a manos del consumidor.

Tecnología, información y decisión

Desde CYCLO explican que ya existen algunas alternativas para esto, como en Europa, donde se está implementando un sistema de Ticket Inteligente en algunos supermercados. La iniciativa consiste en un código QR que se entrega al cliente junto a la boleta, el cual contiene información que es leída por una aplicación de celular que luego entrega información de la trazabilidad y las huellas de cada producto de la canasta de compra y cómo y dónde reciclarlos.

“Se trata de una red de intercambio de información para que los consumidores conozcan los impactos de los productos, tengan la opción de elegir los de menor impacto y a la vez los productores sepan qué aspectos ecológicos están priorizando las persona y puedan guiar sus procesos basado en ello”, explica Quintana.

En Chile se vienen realizando algunos estudios para implementar eco-etiquetado en los productos, un equivalente a la información nutricional, pero con la huella ambiental. “Estamos involucrándonos en este tema y esperamos tener una solución disponible en el mediano plazo. Urge investigar en las marcas que llenan nuestro carro de compras, para saber si al menos tienen una política ecológica o reportes de sustentabilidad”, añade la experta.

Post Comment