Menú

La tecnología es uno de los habilitadores principales a la hora de implementar teletrabajo y modalidades flexibles

La tecnología es uno de los habilitadores principales a la hora de implementar teletrabajo y modalidades flexibles

La pandemia ocasionada por el Coronavirus ha traído nuevamente a la palestra la importancia y necesidad de impulsar en Chile el teletrabajo.

Antes de que comenzara esta crisis, a nivel mundial, los líderes de negocios y organizaciones estaban cada vez más interesados en habilitar acuerdos de trabajo flexible hacia sus colaboradores, ya que estaban conscientes de que no sólo trae beneficios a las personas, sino que también a las corporaciones.

En los distintos países y mercados se ha visto en los últimos años una tendencia en la adopción de modalidades remotas y flexibles. Países como Australia, USA, Reino Unido y Canadá se encuentran más avanzados en estas materias y ya comienzan a capturar los beneficios a gran escala. Sólo en Estados Unidos, entre 2005 y 2015 los teletrabajadores crecieron un 115%.

En este contexto, las tecnologías son uno de los habilitadores principales a la hora de implementar modalidades flexibles, principalmente por dos motivos: primero, porque permiten a las personas moverse y llevar a la oficina consigo, mediante el uso de laptops, celulares inteligentes y acceso a redes y nubes de datos. En segundo lugar, potencian la productividad mediante el contacto, resolución de dudas y toma de decisiones instantáneo.

Entre sus principales beneficios, el teletrabajo genera mayor compromiso por parte de los trabajadores y reduce los costos para las empresas. Diferentes estudios han demostrado que el uso de software de trabajo remoto potencialmente puede hacer que las reuniones sean mucho más eficientes, ya que tienden a ser más cortas, facilita cumplir con una agenda y las distracciones se disminuyen.

La seguridad de la información ha sido otro movilizador para las compañías a la hora de implementar trabajo remoto, pues estudios indican que los trabajadores remotos están más conscientes, más capacitados y acostumbrados al cuidado de la información que aquellos que trabajan de forma tradicional y sacan información para un trabajo ocasional.

En ese sentido, es vital poder entregar a los trabajadores conexiones seguras a través de VPNs, brindarles software con licencia y educarlos en el tratamiento de la información (ej. uso de correo corporativo, no dejar computadores en lugares públicos, tratar como corresponde información confidencial, etc.).

El caso de Accenture

En Accenture impulsan lo que han llamado “oficinas digitales”. El principal foco es tener a sus personas conectadas entre ellas, con el fin de impulsar la colaboración e innovación entre colaboradores. Esto siempre acompañado de la flexibilidad, con el fin de que las personas alcancen un balance real entre su vida personal y laboral.

Para esto han realizado a nivel global importantes inversiones en redes sociales, mobile, video, broadcasting y una red segura, así como en el impulso de soluciones tecnológicas inmersivas y de colaboración. Usan también Microsoft Teams para realizar reuniones de forma remota y mantenerse continuamente conectados.

Además, cuentan con continuas políticas de flexibilidad laboral, entre las cuales se encuentra el home office, el regreso paulatino para las mujeres que vuelven de su postnatal (quienes trabajan por 3 meses medio día), entre otras.

En el actual contexto social se hace cada vez más urgente la adopción de estas prácticas por parte de las empresas. Empoderar a las personas, con más entrenamiento, mayor flexibilidad y compromiso con el balance de la vida profesional y personal, junto con un liderazgo comprometido y políticas de inclusión integral, son los factores clave para que las empresas crezcan en este nuevo contexto social, de la mano con las personas.