La crisis sanitaria generó efectos negativos en el empleo juvenil. Los sectores que tradicionalmente contratan más contratan jóvenes y que muchas veces son la puerta de entrada al mundo laboral como hotelería, comercio y servicios fueron muy afectados.