Menú

Líder y jefe, ¿son lo mismo?: un 83,6% de los colaboradores se quedaría en su trabajo por una buena jefatura según encuesta de Laborum.com

Líder y jefe, ¿son lo mismo?: un 83,6% de los colaboradores se quedaría en su trabajo por una buena jefatura según encuesta de Laborum.com

Según datos de la plataforma, el 91,3% de los colaboradores cree que un buen liderazgo ayuda a mejorar la relación entre las personas que conforman los equipos y aumenta el compromiso con la empresa.

Con frecuencia el descontento o compromiso de las personas con su empresa se ve directamente afectado por la relación que tienen con su jefatura. Las razones, negativas o positivas, son por mayoritariamente por la falta de empatía, el nivel de respaldo que entregan quienes están a cargo de los equipos, los conocimientos sobre la materia en la que trabajan y la forma en la que ayudan, o no, a potenciar acciones de crecimiento profesional.  

De hecho, de acuerdo a una encuesta realizada por el portal de empleo, Laborum.com, en la que participaron 1.492 personas, un 83,6% de los colaboradores que están empleados asegura que permanecería más tiempo en su cargo por lealtad a una buena jefatura. Además, el 82,7% señaló que cree que es importante tener una relación más horizontal con su superior para así mejorar la dinámica diaria en el trabajo.

“Estas cifras demuestran que hoy cada día son más los colaboradores que valoran un buen liderazgo, con el que se puedan relacionar con más confianza y respeto. Desde Laborum.com creemos que esta sensación podría ir en aumento en los próximos años, sobre todo por el cambio generacional entre los trabajadores, ya que hoy las nuevas generaciones valoran mucho más un buen ambiente laboral por sobre otros factores. De hecho, el 91,3% dice que un buen líder es quien ayuda a mejorar la relación entre las personas que conforman los equipos”, explica María Jesús García-Huidobro.

Tan importante es el tema, que al momento de ser preguntados por las razones por las que renunciarían a sus empresas o a sus jefaturas, el 68,2% aseguró que uno de los motivos más importantes para dejar su puesto de trabajo sería por dificultades que existan en su relación con algún superior. Además, sólo 25,2% declaró estar contento con su jefatura y que los han ayudado a crecer como profesional; el 27,8% dice que sólo unos pocos se destacan como reales líderes; el 29,9% dice que, actualmente, no tiene un real líder y el 17,1% comenta que no podría destacar a nadie en su empresa.

“La responsabilidad de un líder va mucho más allá del cumplimiento de las metas, por lo que debe ser un profesional que tenga la capacidad técnica y emocional para hacerse cargo de un equipo de personas, a quienes traspase conocimiento, oportunidades y empatía. En esto, la selección que hagan las empresas para dicho cargo es clave”, dice María Jesús.

Entre los aspectos a mejorar, para los colaboradores es de vital relevancia que los encargados de los equipos sean más conscientes de su realidad (19,1%) y, además, que puedan involucrarse más en los temas del día a día y no sólo dar instrucciones (16,7%). También, que puedan mejorar sus habilidades emocionales (11,3%) y su aspecto técnico en cuanto a manejo de temas (4%).

Líder y jefe, ¿son lo mismo?

Entre las definiciones escogidas por quienes contestaron la encuesta sobre qué significa ser líder se encontraron: una persona capaz de guiar un equipo y que los movilice (4,1%), también alguien que no sólo dé órdenes, sino que tenga la capacidad de guiar, empatizar y entender diferentes situaciones (8,6%), una persona que no sólo se encarga del cumplimiento de metas, también de la motivación y de la educación de los equipos (23.9%).

Pero si comparamos el cargo de jefatura con liderazgo, el 94,6% señaló que tener el cargo de jefe no convierte a las personas en un líder. De acuerdo a lo manifestado, un líder se diferencia por su capacidad de dirigir y guiar a sus equipos de trabajo. Por esta misma razón, el 70% declaró que cree que se debería realizar una prueba de aptitudes para que alguien califique en un cargo superior, sin dejar de lado, obviamente, sus capacidades profesionales.

Entre las principales cualidades que debería tener un jefe, las que más destacan son la capacidad de motivar (82,2%), el respeto (81,5%), la empatía (78,1%), la capacidad de enseñar (73,1%), la responsabilidad (69,7), la capacidad de crear equipo (67,3%), la capacidad de ejecución (66,4%), el compromiso (66,1%),  la capacidad de decisión (65,8%), entre otras.

“Uno de los desafíos más importantes que existen hoy en día, y que debería ser considerado por los equipos de trabajo, colaboradores y altos cargos de las compañías, es la humanización de las relaciones laborales. Sin duda esto, además de ayudar al ambiente de trabajo, mejoraría la productividad de las personas al sentirse parte de un ambiente grato, sin estrés, ni malas relaciones”, finaliza la gerente de marketing de Laborum.com.

Podcast

Nuestros Socios

SODIMAC

CCU

FALABELLA

ENEL

CENCOSUD

UNILEVER

VEOLIA

WOM