Menú

Coronavirus en Chile: 22% de las empresas activó protocolos para resguardar la salud de sus empleados según estudio de Randstad

Coronavirus en Chile: 22% de las empresas activó protocolos para resguardar la salud de sus empleados según estudio de Randstad

Esto debido a que 5 de cada 10 personas afirma sentirse temerosa o inquieta por la llegada del virus al país. Por otro lado, 66% de los participantes cree que compañía tendría la flexibilidad necesaria para permitir que se ausente de la oficina si sospecha que tiene esta patología, que afecta principalmente el sistema respiratorio.

Entre los principales consejos, la consultora señala que es imprescindible establecer mecanismos efectivos y oportunos de comunicación, generando protocolos que, si bien deben apuntar a la prevención, también tienen que estar enfocados en no generar alarmas innecesarias y dar tranquilidad.

A propósito del brote del coronavirus, llamado COVID-19 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y su rápida expansión por el mundo desde que se confirmó el primer caso en China en diciembre de 2019 y a solo días de reportarse al menos nueve infectados en Chile; la consultora multinacional de RR.HH. Randstad realizó una encuesta a más de 1 mil 580 trabajadores, con el fin de evaluar si los departamentos de RR.HH. están preparados para mitigar los aprensiones de contagio de sus colaboradores o si más bien están siendo reactivos frente a la presencia de esta enfermedad en el territorio nacional. En este sentido, el estudio reveló que 22% de las firmas ya activó políticas para resguardar la salud de su dotación, cifra que sube a 25% en las organizaciones medianas y grandes; pero que baja a 16% en las empresas pequeñas; esto debido a que 5 de cada 10 personas reconoce sentirse temerosa o inquieta por la llegada del virus al país. Por otro lado, 66% de los participantes cree que su compañía tendría la flexibilidad necesaria para permitir que se ausente de la oficina si sospecha que tiene esta patología, que afecta principalmente el sistema respiratorio.

Al respecto, Natalia Zúñiga, directora de marketing & comunicaciones de Randstad, dice que en instantes como este es imprescindible la cercanía de los jefes con sus equipos y establecer mecanismos efectivos y oportunos de comunicación, generando protocolos que, si bien deben apuntar a la prevención, también tienen que estar enfocados en no generar alarmas innecesarias y dar tranquilidad.

“Es necesario hacer un llamado a mantener la calma, sobre todo considerando que la tasa de mortalidad de este cuadro clínico está entre el 2 y 4% en China, pero que fuera del gigante asiático se reduce al 0,7%. Sin embargo, justamente Chile atraviesa una época en la que muchas personas están volviendo de vacaciones, por lo cual es recomendable que los departamentos de RR.HH. hagan un mapeo de todos los colaboradores que visitaron países con alto índice de COVID-19 y conozcan el estado de salud de cada trabajador. De esta forma, se pueden pactar medidas y permisos de forma personalizada, sin afectar la productividad y, lo más importante, sin provocar ansiedades injustificadas. Para esto, también es aconsejable poner a disposición una plataforma online o una sección en la intranet con una guía o un documento de preguntas frecuentes (FAQ), ambas iniciativas que ayudan a saber qué medidas y precauciones tomar, reduciendo el temor y la incertidumbre”, explica.

Asimismo, la ejecutiva agrega que en el caso de las empresas que han implementado teletrabajo, es fundamental asegurarse de que se den las condiciones técnicas para que los trabajadores puedan desempeñar sus funciones desde su hogar sin ninguna dificultad. “Si se trata de una multinacional, es aconsejable poner en marcha una política de restricciones temporales de desplazamiento a las áreas que tienen una tasa de infección más significativa. En este protocolo también debe quedar establecido si, los ejecutivos que tienen razones urgentes para viajar, tienen que contar alguna aprobación especial”, recomienda.

En otro aspecto, la investigación revela que, de las organizaciones que han tomado medidas en este aspecto, las principales son: difundir buenas prácticas y síntomas a los que hay que estar alerta para evitar el contagio, con 38%; seguido por la ejecución de protocolos de sanidad en la oficina y en el hogar, con 36%; luego por la restricción de viajes de negocio a las áreas de mayor brote del virus, con 12%; implementar home office para las personas que estuvieron de vacaciones o en zonas de riesgo o, por otras razones, volaron a países de mayor exposición, con 8%; mientras que 6% menciona otras prácticas, como vacunación contra la influenza y la entrega de alcohol gel, retiro de la jornada laboral 30 minutos antes para evitar las aglomeraciones en ruta y dictar charlas de prevención para estar informados y disminuir la ansiedad que esta enfermedad podría estar causando en la población nacional.

En este sentido, Natalia refuerza que “en estas instancias la comunicación interna se transforma en un aliado estratégico, primero, porque permite dar tranquilidad a los empleados; segundo, para que las personas sepan que se están tomando todas las acciones pertinentes para resguardar su salud y; tercero, para que los profesionales tengan certezas sobre cómo va a proceder la compañía si se presenta algún caso cercano, reduciendo así la incertidumbre y el miedo”, aconseja.