Valor sustentable y relacionamiento con grupos de interés

Valor sustentable y relacionamiento con grupos de interés

Por Pablo Frederick, Director de Proyectos BSD Consulting Chile

La sustentabilidad de las empresas está cada vez más vinculada a la calidad de la relación con sus grupos de interés. Si bien la subsistencia financiera de una empresa es la primera condición de sustentabilidad, ésta está hoy en función de consideraciones económicas, ambientales y sociales emergentes que pocos años atrás no eran parte de las variables decisorias de las compañías.

En otras palabras, en el actual contexto de la sociedad de la información y las comunicaciones, la sensibilidad y mayor participación de los grupos de interés en asuntos públicos y privados, son tanto un riesgo como una oportunidad en la medida que las empresas puedan entender y anticipar sus necesidades. Estamos plagados de ejemplos en los que ignorar estos aspectos ha tenido repercusiones muy negativas en el desarrollo de los negocios. La legislación chilena ha avanzado bastante en regular estos aspectos y la llamada “licencia para operar”, determinada en gran medida por el relacionamiento de las empresas con sus grupos de interés, sigue siendo clave en las diferentes etapas del negocio.

Por otro lado, ya desde el mismo financiamiento de los proyectos, el sistema bancario internacional se ha vuelto más proclive a incorporar las llamadas variables no financieras (básicamente ambientales, sociales y de gobierno corporativo) en las condiciones exigibles para otorgar créditos a iniciativas de inversión que puedan tener impactos en sus grupos de interés más vulnerables.

Más allá que lo anterior es parte de la conciencia global del sistema financiero respecto de los temas mencionados, también es una forma de proteger estas inversiones de los impactos que puedan traer las crecientes crisis originadas por el cambio climático, los problemas sociales y la corrupción a nivel local e internacional. De alguna forma, las empresas que tienen sistemas que les permiten gestionar las relaciones con sus grupos de interés (comunidades, proveedores, clientes, autoridades, entre otros), son más resilientes a estas crisis y pueden manejar mejor sus riesgos.

LEER OTRAS NOTICIAS   Concurso de Innovación Escolar del Museo de Historia Natural y EPV premió a sus ganadores

En este sentido, es bastante significativo que a la hora de mencionar los riesgos más relevantes para el 2017 y 2018, el Foro Económico Mundial de Davos, una vez más, se ha centrado en temas ambientales -como el cambio climático y las crisis hídricas- sociales – como migraciones y violencia política- y del manejo de la información- fraudes informáticos.

Por otra parte, hoy son muchas las normativas nacionales e internacionales que se van haciendo más exigibles en términos de incluir medidas sustentables en la gestión de los negocios, como la ISO 26.000, los Principios Rectores de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Principios de Inversión Responsable, AA 1000 de Acountability, entre otros.

En resumen, una empresa sustentable debe combinar en su cadena de valor todos los aspectos que hoy en día son claves para crear dicho valor.

El contexto de los negocios se ha vuelto más complejo e interactivo, en el que la competitividad se basa cada vez más en la forma como nos relacionamos con nuestros grupos de interés, cuánto sabemos de ellos y cómo nos impactamos mutuamente.

Desarrollar la inteligencia relacional de las empresas puede ser un factor clave a la hora de hacer la diferencia y recorrer decididamente el camino para ser una empresa mas sustentable y competitiva.

 

 

 

 

Post Comment