New York planea retirar 5 billones de dólares invertidos en compañías de combustibles fósiles y demandar a grandes petroleras

El “Bajo Manhattan” sufrió un apagón durante una tormenta del huracán Sandy en 2012. Foto: Afton Almaraz/Getty Images

“Depende de las compañías petroleras, cuya avaricia nos ha puesto en esta posición, de asumir el costo de tener una ciudad más segura y resiliente”, afirmó el Alcalde de New York, Bill de Blasio.

New York está buscando liderar el ataque contra el cambio climático y la administración de Trump con un plan que removerá 5 billones de dólares invertidos en compañías de combustibles fósiles. Al mismo tiempo, la ciudad pretende demandar a las compañías petroleras más poderosas del mundo por su negativa contribución al calentamiento global.

Autoridades municipales se han propuesto la meta de sacar un total de 189 billones de dólares en fondos de pensión invertidos en compañías petroleras de aquí a cinco años. Una acción que acordaron “será uno de los retiros de inversión más significativos del mundo hasta la fecha”. Por el momento, la ciudad está buscando otras alternativas de inversión para trasladar los primeros 5 billones a otros fondos de inversión.

“Estamos llevando la lucha contra el cambio climático directamente a las compañías de combustibles fósiles que conocían sus efectos y engañaron intencionalmente al público para proteger sus ganancias. A medida que el cambio climático continúa empeorando, les corresponde a esas compañías, cuya avaricia nos pone en esta posición, de asumir el costo de hacer que Nueva York sea más segura y resiliente”, dijo de Blasio.

Asimismo, el Alcalde mencionó que la municipalidad está llevando a las cinco compañías de combustibles fósiles – BP, Exxon Mobil, Chevron, ConocoPhillips y Shell- a la corte federal por su participación en el cambio climático.

Demanda contra petroleras

Documentos presentados en la corte, indican que New York ha sufrido inundaciones y erosión de suelos debido al cambio climático, por lo que para prevenir amenazas futuras, el estado de New York está buscando “trasladar los costos de proteger a la ciudad de los impactos del cambio climático, a las mismas compañías que han hecho casi todo lo posible por crear esta amenaza existencial”, mencionó de Blasio.

Otro argumento, sostiene que tan sólo 100 productores de combustibles fósiles son responsables por casi dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero desde la revolución industrial, siendo las cinco compañías mencionadas las que más daño han generado.

LEER OTRAS NOTICIAS   Operadores turísticos de la Patagonia Verde realizan gira tecnológica a Geoparque Kütralkura

El caso también busca evidenciar que firmas como Exxon sabían de los impactos al medio ambiente que producían sus acciones, pero le restaron importancia e incluso lo denegaron en público. El fiscal general de New York, Eric Schneiderman, está investigando a Exxon por ese supuesto engaño.

New York fue azotada fuertemente por el Huracán Sandy en 2012 y ha gastado decenas de billones  para proteger el “Bajo Manhattan” y los alrededores del aeropuerto JFK de ser inundadas por tormentas producidas por el aumento de los niveles del mar y el calentamiento atmosférico. Desde la oficina del alcalde dijeron que “quizás el cambio climático es el mayor desafío que enfrentará New York en las próximas décadas”.

La demanda de Nueva York hace eco de un esfuerzo similar en la costa oeste, donde dos condados de California y una ciudad, demandan a 37 compañías de combustibles fósiles por emitir niveles peligrosos de gases de efecto invernadero teniendo conocimiento las negativas consecuencias. Una de esas empresas, Exxon, se ha quejado de que ha sido blanco de una “colección de intereses especiales y políticos oportunistas” como parte de una “conspiración” para obligar a la empresa a cumplir con diversos objetivos políticos.

La demanda legal y el retiro de inversiones marcan probablemente la línea divisoria más notoria entre New York y la administración de Trump sobre el cambio climático. Bajo el mandato de Trump, el gobierno federal ha intentado retirar a EE.UU del acuerdo de París, romper las políticas climáticas de Barack Obama y abrir vastas áreas de tierra en el país norte americano para intereses de carbón, petróleo y gas.

Fuente: www.theguardian.com

Post Comment