Acabemos con las brechas de género en Chile. Por Sandra Díaz – Directora de Valor Humano WOM

Acabemos con las brechas de género en Chile. Por Sandra Díaz – Directora de Valor Humano WOM

Sandra Díaz, Directora de Valor Humano de WOM

La lucha por reducir la desigualdad de género en Chile, y en el mundo, es de larga data. Y si bien hemos ido respondiendo como país de forma gradual a las demandas por una mayor igualdad de acceso y oportunidades, simplemente no es suficiente. Seguimos en deuda con las mujeres en áreas que, en el contexto de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, reflotan para hacernos reflexionar sobre el camino que nos queda por recorrer y las decisiones que debemos tomar.

Da la sensación que para justificar una igualdad que deberíamos promover sin cuestionamientos, tenemos que, necesariamente, usar cifras de alto impacto. Un ejemplo relacionado con la economía nacional: de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas (INE), luego de un estudio realizado por la Subsecretaría de Economía, si tuviéramos un mayor equilibrio en la fuerza de trabajo, nuestro PIB (Producto Interno Bruto), podría aumentar cerca de 10 puntos. O incluso más: sólo un 5,8% de las empresas que forman parte del IPSA son dirigidas por mujeres, de acuerdo a la Paridad de Género, trabajo público y privado que cuenta con el apoyo del Foro Económico Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. ¿Sinceramente tenemos que llegar a estos niveles para abordar un tema que es simplemente de sentido común?

Es en este escenario entonces, que las empresas y los empleadores deberían generar instancias en la gestión diaria y proyecciones futuras, que impulsen pilares esenciales como la igualdad de remuneración en los mismos cargos, aumentar el porcentaje de mujeres dentro de la VP Tecnología y de mujeres en cargos de liderazgo. Todo esto, a través de la creación y fomento de una cultura de equidad que involucre de forma equilibrada a mujeres y hombres.

LEER OTRAS NOTICIAS   Se realiza el primer catastro de personas con osteogénesis imperfecta en Chile

Como empresas debemos hacernos cargo de injusticias históricas a través de iniciativas que busquen promover la equidad de género y que entreguen más y mejores herramientas para que las mujeres puedan tener acceso a un desarrollo personal y profesional acorde con sus expectativas. Buscar dentro de los objetivos no solo oportunidades de capacitación, sino que grabar en el ADN de cada empresa que los talentos individuales valen más que las diferencias de género, tan inútiles en el mundo de hoy.

Chile aún tiene una tarea pendiente. Estamos ad portas de finalizar la segunda década del siglo 21 y debemos seguir poniendo los esfuerzos en reducir las brechas de género que tan mal nos hacen como sociedad. Seamos capaces de dejar los prejuicios de lado, de romper los paradigmas y atrevernos a dar esos pasos que muchas naciones aún se cuestionan por miedo o simple incapacidad. En la medida en que nos hacemos cargo de una mayor equidad entre hombres y mujeres, contribuimos a delinear un mejor país hacia el futuro.

Post Comment